BLOG

5 errores que debes evitar al contratar una empleada de hogar o doméstica, cuidadora de mayores o niños…

No elegir a la empleada del hogar más adecuada para tu familia.

Uno de los aspectos que más se pasan por alto a la hora de escoger una empleada para el hogar, es asegurarse de que sea la indicada justamente para tu familia. No todos tenemos las mismas necesidades, así que no es lo mismo contratar una niñera, a una ayudante para la limpieza, o una persona para cuidar de un adulto mayor, o de una casa en general.

El proceso de selección puede ser tedioso, pero se facilita mucho si se sabe exactamente lo que se está buscando. Analiza tu familia, su rutina, necesidades, puntos débiles y fuertes, y así comenzarás a dar forma a tu empleada ideal. Esto incluye tener en cuenta tu presupuesto, para así no pasar tragos amargos a la hora de entusiasmarte con una candidata perfecta, y luego darte cuenta de que no puedes pagarle.

Recuerda que se trata de una persona que entrará a tu hogar, y estará en contacto constante con los miembros de tu familia. No puedes tomar la decisión con prisas. Es por esto que la confianza es un aspecto clave a la hora de contratar servicios domésticos.

Lo más común es pedir referencias de conocidos, amigos o antiguos empleadores, para constatar de forma legal que la persona en cuestión es confiable, diligente y profesional. Usualmente, si se contrata una empleada del hogar a través de una agencia, ellos se asegurarán de brindarte toda esta información, y contarás con un ente físico en caso de algún reclamo o inconveniente. Es una de las razones por las que las personas siguen prefiriendo utilizar agencias para esta clase de contrataciones.

No olvides establecer el tipo de horario que quieres que cumpla tu empleada del hogar. Bien puedes necesitar alguien que cumpla unas horas establecidas, o, al contrario, te guías por las tareas completadas. Son aspectos a considerar antes de seleccionar una empleada. Lo recomendable es firmar contratos por cortos períodos de tiempo, así se pueden ajustar las condiciones de horario y mejorar tu presupuesto en caso de que sea necesario.

Otra de las razones para analizar tu familia y su funcionamiento, es que debes pasar toda esa información a la empleada que finalmente elijas, ya que no puedes pretender sólo contratarla y dejarla en casa para que descifre por sí misma cómo hacer las tareas de una forma acertada, dónde se encuentran las cosas, algún truco o problema con la casa, etc. Intenta proporcionar la mayor cantidad de información a tu empleada, y así obtendrás los mejores resultados.

Inclínate hacia las personas con una buena actitud, que respeten reglas y se muestren dispuestas a cumplir tus requerimientos específicos. El profesionalismo es otra aptitud valorada, ya que se busca que la empleada del hogar ejecute su trabajo de forma eficaz y responsable, sin dejarse llevar por elementos o situaciones de índole personal. Junto a esto, la discreción es vital, ya que le abrirás las puertas de tu casa y con ello, las de la intimidad de tu familia. Si la empleada es capaz de respetar esto y tratar esta intimidad con total respeto, entonces sabrás que es la ideal para ti, y no querrás dejarle ir.

No contratar una agencia de servicio doméstico.

Como se mencionó previamente, muchas personas optan por las agencias de servicios domésticos a la hora de seleccionar una empleada del hogar.

Esto es debido a que se ahorran mucho tiempo y trabajo, y simplemente contratan a la empleada directamente a través de la agencia. Ellos se encargan del pesado papeleo y los procesos más tediosos.

Si necesitas una empleada del hogar es porque apenas te alcanzan las horas del día para hacer tus tareas personales o laborales, y el tiempo no es exactamente tu mejor amigo.

Es entendible que no tengas mucha disponibilidad para dedicar tiempo en encontrar la empleada del hogar perfecta, para contratarla y deducir cuál es mejor para ti. Si es tu primera vez contratando una, entonces te encontrarás con muchos obstáculos producidos por la inexperiencia.

Algunas veces es mejor tener una perspectiva objetiva y racional, más allá de nuestro parecer emocional. Es uno de los fuertes de las agencias de servicios domésticos, ya que son capaces de hacer el proceso de selección por ti, tomando en cuenta todos y cada uno de los aspectos específicos que dan forma a tu familia y su situación en el hogar, así como lo que mejor te va a nivel legal y de presupuesto.

Las agencias de servicios doméstico van a poner a tu disposición empleadas profesionales, posiblemente con experiencia y trayectoria, lo cual reduce las posibilidades de inconformidad o de errores dentro de tu casa. Esto es importante tomando en cuenta lo difícil que puede ser abrir las puertas de tu casa a una persona desconocida.

Es mucho mejor contar con la plena confianza que inspira una agencia profesional, donde sabes que una empleada no estaría afiliada si no fuese buena en lo que hace.

En materia legal, debes saber que España ha hecho algunos avances en cuando a las leyes de las empleadas del hogar, garantizando que tú también cumplas una serie de requisitos para contratarlas.

El régimen laboral de los trabajadores dedicados a los servicios del hogar está diseñado para proteger al empleador y la empleada. Esto se traduce a una gran cantidad de papeleo y términos legales que quizás te den un dolor de cabeza o dos.

Tener una empleada en tu hogar o cuidadora sin contrato.

Este es uno de los errores más comunes, con muchas familias teniendo empleadas del hogar sin un contrato legal, ignorando los problemas que esto puede ocasionar. Tener una empleada sin contrato era mucho más habitual en las familias españolas de antes, pero no es correcto sólo establecer una relación laboral mediante un acuerdo verbal.

Muchas personas lo hacen para no tener que pagar la indemnización al finalizar la relación laboral con la empleada, pero es un hecho que puede resultar contraproducente para ti como empleador.

Se estima que aproximadamente el 40% de las empleadas del hogar en España trabajan sin contrato. Este contrato puede ser exigido en medio de la relación laboral, incluso al momento de un despido injustificado, en donde la empleada podrá demandar el pago de sus cotizaciones. Esto puede incurrir en problemas legales para ambas partes, especialmente para ti.

Consecuencias de tener una empleada del hogar sin contrato.

Debes tomar en cuenta de que a cuidadora o empleada del hogar puede denunciarte y obtener una buena suma de dinero, debido a que la ley les ampara.

No intentes ahorrarte unos cuantos euros al contratar una empleada bajo modalidad de palabra, ya que, puedes enfrentar sanciones económicas de hasta 100.000 euros. Eventualmente, si la empleada demuestra la existencia de una relación de trabajo, luego de terminada, pueden obligarte a pagarle al menos una parte de su salario de un año, con un abono extra del 10% como sanción.

Seguridad Social también puede reclamar dinero en base al salario devengado, y tendrías que pagar otros porcentajes.

Sin la protección de un contrato, tampoco posees la garantía de que la empleada esté formada correctamente en el ámbito, y probablemente no cuente con las habilidades necesarias para cumplir con tus exigencias. Imagina si se trata de cuidado de niños o personas mayores, donde un descuido o negligencia puede tener un desenlace terrible.

Sin un contrato de por medio, cualquier reclamo que hagas a la empleada, será muy difícil o imposible de procesar. No contarías con un ente físico para realizar tu reclamo, como sería, por ejemplo, la agencia de profesionales que se encarga de seleccionar y recomendar las empleadas del hogar.

Garantías de contratar una empleada del hogar legalmente.

La familia o el empleador que establece un contrato legal de trabajo con una empleada o cuidadora para el hogar también obtiene beneficios de este documento legal, por ejemplo, en caso de un accidente laboral, el empleador tendrá las espaldas cubiertas gracias a la Seguridad Social, que podría cubrir los servicios médicos de la empleada.

Incluso puedes ahorrar dinero al momento de pagar la cotización final del empleador, dependiendo de la situación legal del empleador conforme al Régimen Especial de Empleados del Hogar a tiempo completo.

En caso de cuidado de niños o personas mayores, tendrás la protección legal para cualquier incidente o negligencia. De igual forma, en caso de pérdida de algún objeto o agravio a artículos de la casa, esto te sirve para los trámites de investigación y de seguros.

No dar de alta a tu empleada del hogar.

Dar de alta en la Seguridad Social a tu empleada es de los primeros pasos, ya sea que lo hagas tú o la agencia que contrataste. Es muy importante no saltarse este paso y no poner excusas de ninguna de las dos partes. Eso de “nadie se va a enterar”, simplemente no funciona.

Un empleado que trabaje en jornadas completas sin contrato de trabajo puede dirigirse a la Inspección de Trabajo, incluso de forma anónima, y denunciarte. Tendrás que pagar multas valoradas en miles de euros ya que está prohibido trabajar sin darse de alta.

Si quieres denunciar cualquier inconveniente con tu empleada del hogar ante cualquier organismo competente, primero tendrás que enfrentarte a un inspector de trabajo que evaluará tu situación específica, para así determinar el grado de tu sanción y el nivel de la multa que deberás pagar.

Todo esto para que probablemente le den ciertas consideraciones a la empleada, ya que, como empleador, incurriste en una ilegalidad al contratarle sin darle de alta.

Dar de alta es un acto que también indica el inicio de la relación laboral. Sin una fecha exacta de inicio proporcionada por el contrato laboral, la empleada podrá exigir indemnización y cotizaciones por un tiempo mayor al trabajado, y no tendrías la protección del contrato para contradecirle.

“Pagar en negro” a tu asistenta o empleada doméstica.

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las relaciones de trabajo doméstico, es el pago “en negro”, es decir, pagos realizados fuera de una nómina, sin cotizar o tributar. Si no está claro hasta este punto, esto es ilegal.

Se debe elaborar una nómina a la empleada del hogar para garantizar que esté cotizando de forma correcta, y de que estás tributando ese dinero con la conformidad de las leyes españolas. La nómina debe contener datos vitales como los datos personales de la empleada y el empleador, categoría del trabajo y la fecha de inicio de la actividad laboral.

Por supuesto, allí es donde se reflejan las deducciones, es decir, las cantidades de dinero que se restan del sueldo de la empleada, como anticipos, absentismo y su aportación a las cotizaciones de la Seguridad Social. Muy importante si quieres que tu empleada esté protegida en caso de accidentes, y que al final del contrato pagues su indemnización de forma justa para ambos.

El trabajo doméstico o del hogar enfrenta muchos inconvenientes en torno a la discriminación, ya que al ser un trabajo “a puerta cerrada”, las personas no consideran estas actividades igual de importantes que el resto de los empleos.

Si pagas en negro a tu empleada del hogar, estás colaborando con una serie de problemas económicos y sociales, así como además estás restando dinero al Estado, dinero que no está reflejado en tus impuestos.

No trates de ahorrar unos cuantos euros al contratar una empleada del hogar, siempre guíate por los lineamientos legales. Puede parecer tedioso, en especial el proceso de contratación y elaboración de nómina, pero, afortunadamente, para eso existen las agencias de servicios domésticos.

Están hechas para ahorrarte todos estos procesos burocráticos y asegurarse de que la empleada que llegue a tu casa sea la ideal para tu familia, sus necesidades, tu presupuesto, y que la relación de trabajo esté amparada bajo un contrato que cumpla con todos los lineamientos exigidos por la ley española. De esta forma, ambas partes están protegidas en caso de cualquier inconveniente, lo cual garantiza que la empleada cumpla con su trabajo de la forma más eficiente posible.

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Solicita aquí tu presupuesto ahora

Necesitaremos conocer algunos detalles para poder calcular el mejor precio